Oración y reflexión al aire libre, en retiros espirituales de estudiantes con la ESUNA

El Desierto de la Candelaria, fue el escenario en donde se reunieron estudiantes Uniagustinianos.


El pasado viernes 4 de noviembre, 14 jóvenes, estudiantes de la UNIAGUSTINIANA esperaban en los torniquetes de la Sede Tagaste con sus maletas de viaje. Pasaban desapercibidos, inadvertidos en medio del ambiente cotidiano de una tarde más de estudio y trabajo.

Nadie sabía que estos muchachos iban a emprender un viaje que tal vez no termine nunca, un viaje a lo profundo de su propio corazón.

Estos 14 aventureros de nuestra institución, junto con dos jóvenes líderes de la Unidad de Espiritualidad UNIAGUSTINIANA – ESUNA, y dos coordinadores, comenzaron en la tarde de ese día una de las mejores experiencias que se puede vivir para el crecimiento personal; partieron rumbo al Desierto de la Candelaria en Ráquira, para vivir el retiro espiritual “travesía a lo profundo”, durante los días 4, 5 y 6 de noviembre.

Luego de llegar todo fue un constante compartir, cada actividad, las comidas, las caminatas, he incluso los momentos para hacer silencio y reflexionar un poco hizo de estos tres días una verdadera experiencia de encuentro consigo mismo y de replantear la vida, de revisar todos los elementos para mejorar o sanar.

Y es que durante nuestra vida podríamos hacer muchos viajes, pero si no nos aventuramos a hacer ese viaje a lo profundo del corazón y revisar constantemente como estamos a nivel personal y espiritual se hará imposible disfrutar verdaderamente la vida, nos seguiremos perdiendo los mejores paisajes del día a día y sin darnos cuenta, nosotros mismos nos iremos perdiendo en el verdadero rumbo que deberíamos tener en nuestra historia.

Lejos de lo que muchos pueden imaginarse un retiro espiritual es un espacio muy divertido y valioso. También vivimos el momento de encender la chimenea, compartir y reírnos por montones. Durante estos días hubo espacios para abrazar, para compartir y para orar.

Descubrir que en medio de esta travesía interior que vivimos a diario como parte de la vida no vamos solos, sino que son muchos los aventureros que junto con nosotros van haciendo ese camino es realmente valioso, porque es esa toma de conciencia la que nos hace más humanos. Saber que todos vamos en ese constante camino de crecimiento personal, de aprender constante en la vida, y la toma de conciencia de ese proceso de aprendizaje humano en medio de nuestra historia hace que valoremos más nuestras dificultades reconociendo que a partir de ellas hemos podido madurar lentamente.

Al finalizar estos tres días, todos estos expedicionarios del interior sintieron que su mirada frente a su propia vida y la de los demás había cambiado. Porque siempre al regresar de un viaje a lo profundo del corazón los colores de la vida se hacen más intensos, se pierde el temor seguir caminado y se abraza a la propia vida con más fuerza.

La invitación está hecha para todos aquellos que también quieran participar de esta aventura de acercarse a lo profundo del corazón. Sólo hay que acercarse a la oficina de la ESUNA Y tener toda la disposición para participar en esta gran experiencia.

Por: Juan Gabriel Sánchez Henao
Coordinador ESUNA

Otro momento de Retiro, se vivió del 14 al 16 del mismo mes

Entre el 14 y el 16 de noviembre se llevó a cabo un segundo retiro espiritual, en el mismo sitio pero en esta oportunidad con los jóvenes de los diferentes grupos que integran a la ESUNA, el retiro estuvo dirigido por el tallerista y músico Rafael Castro y contó con el apoyo de Fr. Diego Montoya OAR, las hermanas Irma Bulux, Sandra Ramírez MAR y William Hernández OAR.

En esta oportunidad el tema central del encuentro fue el discipulado y el servicio a la obra salvífica del Señor Jesús, las charlas y talleres prácticos fueron propicios para motivar a los participantes a no tener miedos ni prejuicios a prestar un servicio primeramente a la realización propia de cada uno y segundo a la sociedad que necesita y espera mucho de los jóvenes para aportar al cambio y a la toma de conciencia respecto a la sana convivencia en general.

Hubo espacio para la práctica deportiva mediante una caminata en la cual se reflexionó la vida y obra de Nuestro Señor Jesucristo como modelo de servicio y entrega hacia los demás, la oración como alimento espiritual no debía faltar y los asistentes pudimos disfrutar y vivir la celebración de la sagrada Eucaristía, presidida por Fr. Germán Rodríguez.

También fue la oportunidad para vivir un momento de reflexión y penitencia dirigido por Fr. William Muñoz, un momento conveniente para recordar aquellas ocasiones en las cuales hemos desviado el camino y hemos optado por las cosas meramente mundanas y pasajeras que nos apartan de la felicidad verdadera; algunos de nosotros nos acercamos al Sacramento de la reconciliación y con él obtuvimos un gran alivio espiritual.

Haz clic sobre la imagen para visualizar la galería

galeria-2013

Inicia sesión para enviar comentarios

Publicaciones

Boletín Informativo

Agenda Uniagustiniana