Misión Casanare en Navidad

La Universitaria Agustiniana estuvo en la vereda platanales, compartió y divirtió a los niños de esta región.

Cronica-platanales-02Hay cosas en esta vida simplemente inexplicables, la misión al Casanare estuvo llena de aprendizajes, desde el mismo momento de la preparación, para poder llegar a compartir un mensaje y dar testimonio.

Desde un comienzo sabes cuál es la finalidad, pero desconoces todo lo demás, muchos no sabíamos a qué territorio nos dirigíamos, ni las condiciones, ni los costos, ni los medios. Nos unía tan solo la decisión de servir a nuestro padre y la disposición de tiempo y de otros factores para poder hacerlo.

En el camino ya empiezas a entender cosas, como el darte cuenta de la maravilla de la creación, (el viaje en lancha deja perplejo a todo aquel que no ha visto ese paisaje) desde dos factores: uno, la capacidad única de tus ojos para captar cosas que ni las mejores cámaras pueden ver, y dos la inmensidad tranquilidad y perfección de la naturaleza. Pero aquí no se detiene todo, hay algo aún más sorprendente, la capacidad del ser humano de acoger al que lo necesita; puedo decir que en ningún momento pasamos necesidades ni hambre, al contrario las familias se encargan de darte algo de beber cada vez que llegas a su casa, es un tradición de amabilidad y cortesía, aun cuando muchas casas son de madera y no se ven en las mejores condiciones, en todas te ofrecen al menos una bebida.

Al pasar los días entiendes que no necesitas de lo material, un árbol te da una fruta refrescante en medio del sol intenso, a donde vayas en nombre de Dios, alguien te dará de comer, y la ropa y objetos que en la ciudad valen tanto, en aquellos sitios pasan desapercibidos. Hay humildad, bondad, respeto, un ambiente agradable, de familia.

Es un lugar en donde encuentras esas cosas que agradan a Dios, pero también se puede notar que en ese grupo de lo que pasa desapercibido, también está el aprendizaje de Dios , de cristo.

Cronica-platanales-01La mayoría de las personas en la vereda platanales se define como católica, pero desconocen de muchas cosas, poder llegar a compartir con ellos las novenas e intentar dejar en ellos mensajes claros y cortos es algo verdaderamente gratificante, los niños que en un comienzo eran pocos, pero que a medida que llegas a visitar más casas, van aumentando en número te demuestran que las personas están ahí, y que debes salir buscarlas, en ese momento la importancia del misionero se siente más fuerte; son personas que por condiciones demográficas no tienen una parroquia cerca, y todo queda muy distante, en ocasiones en las eucaristía la gente no se entera de que se realizará. Por tanto es vital en ellos crear una conciencia de comunicación con Dios, enseñar a hacer una oración, hablarles de forma didáctica de la Biblia y ver que en ellos se queden fechas e historias importantes es sentir que haces las cosas bien.

El mensaje se llevó y se trató de dejar en la mente de cada persona una reflexión y una invitación a participar más activamente de la iglesia a la que pertenecen, a actuar de manera correcta y a unirse como familia, muchas cosas se quedan por contar, pero es necesario dejar de hacerlo para agradecer a la universidad por esta oportunidad que cambia la vida tanto del misionero, como de la comunidad que pide estas intervenciones no desaparezcan y por el contrario en muchas ocasiones pidieron un acompañamiento más continuo; a la universidad muchas gracias por hacer todo esto posible. Nosotros seguiremos estando dispuestos a ayudar.

Por: Brandon Daniel Say Chacón
Programa: Hotelería y Turismo. Cuarto semestre.

Inicia sesión para enviar comentarios

Publicaciones

Boletín Informativo

Agenda Uniagustiniana