Leidy Marcela Gómez, una experiencia multicultural en Perú

La estudiante del Programa Tecnología en Gastronomía realizó movilidad académica en la Universidad San Ignacio de Loyola.

Hay cosas que ocurren en la vida una sola vez, y llegan como oportunidades que no se pueden desaprovechar; estar en Lima, Perú, realizando un intercambio estudiantil es una de ésas.

Lo nuevo, siempre genera un poco de miedo, ya que nunca se sabe con qué se va a encontrar o como va a ser esa nueva experiencia, en otro país, lejos de la familia y las personas más cercanas.

Pisé Lima con muchas expectativas, las de viajar, conocer lugares, personas y aprender de lo que me apasiona, la Gastronomía. 

Las clases en la Universidad San Ignacio de Loyola son bien diferentes, pues el método de evaluación y las prácticas cambian, sin dejar de ser interesantes y enriquecedoras para el crecimiento profesional. Llevaba clase de nutrición, administración, técnicas avanzadas de cocina, postres al plato y taller de bar, aprendiendo y preparando cosas en realidad deliciosas.

Este viaje igualmente me abrió fronteras, pues me permitió conocer gente de todo el mundo, de Alemania, Francia, Estados unidos, México y muchos otros lugares más, y lo más importante me permitió conocer personas que llegaron a ser realmente especiales y que más que amigos, lograron ser familia, los cuales me han marcado y llevare siempre en mi mente y corazón, pues compartí momentos únicos y experiencias de vida que no se cambian por nada.

También conocí lugares increíbles, que superan expectativas y definitivamente son difícil de describir, pues es una experiencia que hay que vivir.

        

Viajé a Ica, realizando sundboard en las dunas de Huacachina, acampé en Marcahuasi, donde la tranquilidad es absoluta y el cielo es completamente estrellado, conocí Huaraz subiendo al nevado de Pastoruri y a la laguna 69, lugares que están a 5000 y 6000 mts sobre el nivel del mar, donde el frío es absoluto, pero la experiencia inolvidable aún más cuando viajas con personas que han hecho de este viaje algo aún mejor y próximamente será Cusco y Machu Pichu.

Vivir esta experiencia es algo que se logra con esfuerzo y dedicación, teniéndolo siempre como una meta clara, sintiendo satisfacción y orgullo al poder realizarla, agradezco a la Universitaria Agustiniana por brindarme esta oportunidad y a mi familia que me ha apoyado incondicionalmente en cada instante y ha hecho un gran esfuerzo para ayudarme a cumplir este sueño, porque en definitiva sin importar los obstáculos que se presentan en el camino si se quiere se puede.

 

 

 

 

Inicia sesión para enviar comentarios

Publicaciones

Boletín Informativo

Agenda Uniagustiniana