Estudiante de Arquitectura en la Utalca, así vivió su experiencia internacional

Jeniffer Katerine Rizzo Blanco narró el día a día de su semestre de movilidad académica.

Es una oportunidad grandiosa saber que la universitaria apoya e impulsa a sus estudiantes a vivir nuevas experiencias que enriquecen sus conocimientos y crecimiento personal, la llegada a Chile me ha permitido ampliar la mirada de un mundo desconocido, ver con mayor claridad las miles de oportunidades y valorar con mayor facilidad cada cosa o situación.

Talca es una ciudad bonita y tranquila, la plaza de armas es un lugar amplio con mucha vegetación, este periodo es otoño – invierno, por lo cual es hermoso ver como los arboles cambian sus hojas y escuchar las pasos sobre las hojas secas al recorrer la ciudad, es un recuerdo hermoso que guardaré; la comida es muy rica, lo tradicional es que se consumen los productos que se dan según la estación, es muy común en los negocios de comidas rápidas comprar “completos” que son como “perros calientes” con aguacate (palta), también están los churrascos y las chorriyanas.

En Talca hay varios viñedos, por los cual los atractivos turísticos están muy relacionados a recorridos y caminatas que se concluyen con la degustación de algunos vinos, también hay lugares naturales muy lindos para visitar, como la reserva nacional Siete Tazas y el Lago Colbun.

 

Estoy hospedada en una casa de familia, vivo con dos niños más, uno estudia derecho y el otro artes el ambiente es muy grato, es cómodo compartir con ellos, son muy amables, respetuosos y solidarios; la casa cuenta con todos los espacios amoblados los cuales podemos utilizar, la universidad está a 15 minutos caminando, aunque también el transporte público pasa cerca.

La Universidad es grande cuenta con extensas zonas verdes, es muy bonita, tiene varios edificios según las facultades y los programas académicos, también tienen varios hitos como la Plaza de las papas fritas que está cerca al edificio de la Escuela de Arquitectura, tiene un jardín botánico, un lugar hermoso con varias especies animales, y un bosque con especies nativas, el recorrido es muy bonito y tranquilo, es un espacio de la Universidad para todos las personas estudiantes y particulares, no tiene ningún costo y está disponible para visitar siempre.

La Escuela de Arquitectura cuanta con espacios como mesas de trabajo las cuales se pueden utilizar las 24 horas del día, también tiene un taller de maquetas, que cuenta con diferentes herramientas que facilitan la construcción y desarrollo de los modelos tridimensionales.

Los docentes se han mostrado amables y compresivos, en cuanto al proceso de adaptación, las clases son de materia, por día se realiza trabajos en equipo y entregas de trabajo en clase y revisión de proyectos cada 8 días, son rigurosos y exigentes.

Veo asignaturas como: Medios II, Tecnología IV, Procesos constructivos y Taller de diseño Edificio. Esta sin duda ha sido una experiencia inigualable.

                                     

Inicia sesión para enviar comentarios

Publicaciones

Boletín Informativo

Agenda Uniagustiniana