Misión urbana Diakonía a Fundación geriátrico San Sebastián

La visita se llevó a cabo el pasado 26 de julio, en Soacha. 

Por: Cristian Gallego
Estudiante de Negocios Internacionales, voluntario ESUNA

El sol se pone cada vez más picante, el medio día llega y la emoción abunda al saber que se acerca la hora de brindar una sonrisa que te llenaran de muchas alegrías el corazón. El momento llegó, parece que el solo hecho de llamar a la puerta hace que ya mi palpitar sea más constante; al entrar se respira paz, armonía, tranquilidad y sobre todo alegría.

Ya adentro, en algunos se pueden observar caras tristes y en sus miradas se evidencia un profundo dolor y olvido, esas caras pasaron de estar así y transmitieron felicidad, pues gracias a nosotros se les recordó el valor de la familia, en sus rostros se veía la alegría paternal y en nosotros la de un Dios vivo. Entre charlas y risas nos volvimos sus consejeros, parece que nos conociéramos de toda una vida y que nuestros hombros para ellos siempre estarán. 

Dos adultos de avanzada edad con sus miradas caídas y sus manos con arrugas, reflejan el cansancio, el trabajo de toda una vida en buenos y malos momentos, a pesar de su enfermedad no tuvieron impedimento en brindarnos ese gran amor que han sembrado y cosechado toda su vida. 

El tiempo parece que avanza más rápido de lo normal y aún hay muchas cosas más que dialogar, un mejor momento que por la intercesión de un Santo Rosario agradecemos a la Virgencita por nuestras vidas; para que sigamos siendo instrumentos de Dios en la tierra, y para que los siga llenando de bendiciones y de amor. Ellos participaron calurosamente en esta tradición católica, con diferentes ofrendas y peticiones haciendo de ese momento, un espacio de mucho amor. El tiempo va acabando, que mejor manera para despedirnos que dejándoles un poquito de amor a cada uno de ellos y unos suvenires que serán de mucho agrado y beneficio.

Terminamos siendo jóvenes muy bendecidos, amando cada vez más el servicio y con la esperanza de volver a apreciar estos rostros e irradiarlos nuevamente de alegría. 

Inicia sesión para enviar comentarios

Publicaciones

Videos Informativos